Comunidad Elotl: Iniciativa tecnológica que difunde lenguas indígenas (mexico.com)

Reportaje hecho por el medio informativo Mexico.com sobre la Comunidad Elotl https://www.mexico.com/hecho-en-mexico/comunidad-elotl-iniciativa-tecnologica-que-difunde-lenguas-indigenas/

Marcela Vargas 21 de Enero 2019

Los hablantes de español en México damos por sentado el valor de nuestra lengua tanto dentro como fuera de la tecnología. Pero ¿qué pasa cuando tu lengua no solo no puede utilizarse dentro de alguna herramienta tecnológica, sino que hasta se convierte en motivo de discriminación? Es ahí donde entra el trabajo de los investigadores e ingenieros de Comunidad Elotl, un proyecto colaborativo, sin fines de lucro, dedicado a la creación de herramientas digitales libres y gratuitas que ayuden a preservar y difundir lenguas indígenas mexicanas.

Integrada principalmente por egresados de la UNAM, Elotl tiene apenas cinco meses de vida como comunidad organizada, pero ya comienza a hacer ruido por el enfoque de su labor científica. “Somos una comunidad de desarrolladores, investigadores y estudiosos de la lengua interesados en el desarrollo de tecnologías del lenguaje para las lenguas habladas en México”, explica en entrevista Ximena Gutiérrez, coordinadora de Investigación y Desarrollo de este colectivo y doctora en Lingüística Computacional.

El planteamiento fundamental de Elotl está relacionado con la diversidad lingüística de México. En este país hay 11 grupos de lenguas con orígenes distintos que se desglosan en 68 lenguas distintas que a su vez engloban 364 variantes. “Convierten a México en un país megadiverso en términos lingüísticos”, dice Gutiérrez. “Sin embargo, el gran contraste es que son lenguas que no tienen casi ninguna tecnología desarrollada. Además de la parte social que conocemos en la que son lenguas con una carga despectiva”.

Esta situación es un lienzo en blanco para los científicos que integran a Elotl y cuyo interés en las lenguas mexicanas los ha puesto en este camino. “Venimos de un país que está lleno de lenguas pero no tenemos ni siquiera un traductor”, agrega Ximena Gutiérrez. “Es un escenario ideal para hacer investigación en ese tipo de cosas porque trabajar con estas lenguas representa un reto desde un punto de vista tecnológico”.

Entre los proyectos que Elotl tiene en desarrollo está Tsunkua, un sistema ya disponible en línea que consiste en un “corpus paralelo”, es decir, un conjunto de textos en otomí vinculados a sus traducciones en español para ayudar a conocer y comprender mejor la construcción del idioma.

Aunque suena muy técnico, es un primer paso rumbo al desarrollo de otro tipo de tecnologías. “Dentro de nuestra área entran herramientas como los traductores automáticos, asistentes de voz, motores o sistemas de búsqueda, entre otros”, cuenta Gutiérrez, quien tiene un interés especial por el náhuatl, que considera su segunda lengua después de aprobar los cinco niveles de este idioma en el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras de la UNAM.

Como ella, gran parte de los miembros de Elotl no son hablantes nativos de lenguas mexicanas, pero esto no les impide expresar un sincero interés en ellas. “Nosotros estamos más del lado de la tecnología, no estamos en comunidades revitalizando la lengua”, explica Ximena sobre el acercamiento del equipo a la difusión de lenguas mexicanas. “Nuestra idea es que si habemos varios estudiantes y gente interesada, hagamos comunidad y hagamos cosas que puedan servir no solo para los hablantes de esta lengua sino para los aprendices. Al final del día lo que queremos es hacer tecnología y herramientas digitales”.

Revaloración vs discriminación

Dentro de Comunidad Elotl hay hablantes cuya primera lengua es diferente del español. “Hay dos becarias que son hablantes de mixteco, pero son casos en los que ellas pueden entender la lengua de sus papás, pero no se las enseñaron para que no las discriminen”, cuenta la investigadora. “Están en el proceso de revalorarla. Es interesante que las generaciones jóvenes a las que sus papás o sus abuelos les negaron la lengua porque no querían que los discriminaran, la estén recuperando de alguna manera”, agrega.

Para personas como Ximena Gutiérrez y el resto del equipo de Elotl, la posibilidad de ayudar a que más personas conozcan y usen estas lenguas es una motivación para seguir investigando.

“Recuperar su lengua puede ser a través del interés por estudiarla o por participar en proyectos como Elotl”, dice Ximena. “En ese sentido se tiende un puente: a lo mejor ellos ya perdieron la lengua pero no significa que no puedan recuperarla o participar en proyectos que la promuevan para las generaciones que vengan”.

About the author: Elotl